Translate

martes, 19 de marzo de 2019

Buenos Aires: “Las olvidadas libertades individuales ante el lobby LGBT” - 26 de marzo - Gabriel Zanotti




Cátedra Acton 2019


CLASE 1: ¿Pueden los derechos convertirse en privilegios?



El martes 26 de marzo, 18:30 hs, empieza la CÁTEDRA ACTON 2019 con el prof. Gabriel Zanotti, Director Académico del Instituto Acton


INSCRIBIRSE AQUÍ.

Universidad Austral (Cerrito 1250, CABA)
Arancel: $200 (becas disponibles)


Image Label

sábado, 16 de marzo de 2019

Academia del Plata - VALORES N° 3 - La ideología de Género

VALORES

N° 3

La ideología de Género

Esta es una publicación de La Academia del Plata. Las opiniones de los artículos publicados no reflejan necesariamente la opinión de la Academia.


Carta del Presidente


FELICIDAD Y LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO



Resultado de imagen para ludovico videla fundacion plata


por Ludovico Videla



En estos momentos estoy gozando de un horizonte nuevo, donde yo, y todo lo que gira a mí alrededor, se mueve a una menor velocidad. He llegado a la edad del retiro. El mundo es más lento, en parte por la disminución de las capacidades sensoriales, pero también por prestar más atención, para entender mejor, más hondamente, lo que pasa a mí alrededor. 

La mayor libertad que dispongo es en gran medida fruto de mi condición de ser menos útil. O al menos para ciertas cosas, hago labores triviales pero algunas gratificantes como hamacar a mis nietos y leer más libros. 

Casi de casualidad volvió a caer en mis manos “Felicidad y Contemplación” de Josef Pieper, con lo que volví a reflexionar sobre cuestiones que en su momento- hace 50 años en 1968- aparecieron como de golpe frente a mí. 

Santo Tomás dice Pieper, afirma que querer ser feliz no es una cuestión de elección. “El hombre quiere la felicidad naturalmente y con necesidad”.[1] 

Natural aquí quiere decir creado, es decir hemos sido creados de una forma y hacia un destino que no hemos elegido y está decidido por encima y antes que nosotros mismos. 

Ese deseo de felicidad es como una sed insaciable que no podemos satisfacer completamente y agota nuestras energías. 

La Constitución de Estados Unidos reconoce el derecho de todo ciudadano de buscar la felicidad. Pragmático, Benjamín Franklin interpretó este derecho en un sentido subjetivo, todos pueden buscar la felicidad a su manera pero el Estado no garantiza su procura, solo cuida la libertad para que busquemos la felicidad de la manera que consideremos mejor. 

Jeremías Benthan, le dio un giro al tema felicidad, que domina la esfera de la política desde entonces. El Estado debería lograr “la mayor felicidad para el mayor número”, pero felicidad era para él, bienestar, “el máximo de placer y el mínimo de dolor”. 

Pero Santo Tomás ya nos había alertado sobre guiarnos por las demandas sensibles, él decía “Así las preocupaciones sensibles impiden al hombre ocuparse de las cosas inteligibles”[2]. Si nos dejamos llevar exclusivamente por lo sensible se nos obscurece el sentido profundo de las cosas y la vida, y no podremos acertar en el camino de la felicidad verdadera. 

San Benito dice en la Regla, con ese lenguaje directo y rudo que ya no lo escuchamos “hay caminos que parecen rectos a los ojos de los hombres pero conducen a lo más profundo del infierno”.[3] Hay que acertar en el camino. 

Volviendo a 1968 y su revuelta, del Noce la llama “la última revolución burguesa”, porque verdaderamente los llamados “jóvenes idealistas” rechazaban la sociedad de consumo, y querían hacer la revolución que compraron de los filósofos de Frankfurt, pero terminaron en el individualismo triunfante y la globalización económica. De los hippies o yippies arribamos a la edad de los yuppies. 

Ahora quieren encontrar la felicidad en la mutación de la identidad sexual. La ideología de género ya perturba el goce del sexo y la relación hombre mujer. Por necesidad debe ser totalitaria por antinatural. 

Cuando esto se supere, volverá nuevamente a quedar claro que tenemos un deseo infinito de felicidad, y que es posible alcanzarlo parcialmente en este mundo, pero que será pleno en el otro. 

Alternativamente podremos volver a la falsa infinitud del burgués que busca saciar su deseo de felicidad consumiendo cosas y acumulando objetos, para siempre frustrarse.


-----------------------------

[1] Pieper, Josef, 2012, Felicidad y Contemplación, Librería Cordoba, Buenos Aires, p.19. 
[2] Tomas de Aquino, Suma Teológica, cuestión 94, art.1. 
[3] Regla de San Benito, cap.7, edición Abadía de Silos, España.


Leer aquí




EDITORIAL


La imagen puede contener: Juan Marcos Pueyrredon



por Juan Marcos Pueyrredón



Sale un nuevo número de la Revista VALORES, ésta vez sobre la “Ideología de Género”, tema que es desarrollado por los distintos autores con un enfoque interdisciplinario, o sea intentando abarcar dentro de un orden jerárquico los diferentes aspectos y dimensiones de la cuestión a analizar 

Como toda ideología, la de género es “un sistema cerrado de ideas que se postula como modelo según el cual ha de reestructurarse toda la vida humana en sociedad”. Es un proyecto que define qué y cómo ha de ser la realidad: por esto no necesita de la experiencia sino del poder. 

Como se sabe la ideología de género surgió en el seno del movimiento feminista norteamericano a finales de los años 60 del siglo pasado, cuando un grupo de mujeres partidarias empezaron a criticar al feminismo anterior, afirmando que se había equivocado de objetivo, al tener como meta la igualdad entre el hombre y la mujer. 

Para este nuevo movimiento, que se autodenominó como de género, el objetivo de la liberación de la mujer no se consigue igualando en derechos a la mujer con el hombre, sino haciendo desaparecer la distinción entre ambos. 

Así afirma que no hay nada natural en la distinción entre hombre y mujer; los roles psicológicos, sociales y sexuales asociados a la condición masculina y femenina, son una pura construcción cultural, hecha por el hombre, para “esclavizar” a la mujer al servicio de la “función reproductiva”, en beneficio del varón, a través de esa “institución opresora” que es el matrimonio. 

Por eso, todos los planteamientos de la ideología de género están imbuidos de verdadera fobia a la maternidad y al matrimonio. 

La maternidad es para la mujer una desgracia y una verdadera condena biológica. Como sostiene Simone de Beauvoir, en un texto de corte llamativamente totalitario: “Pensamos que ninguna mujer debería tener esta opción, la maternidad. No debería autorizarse a ninguna mujer a quedarse en casa para cuidar a sus hijos, la sociedad tiene que ser diferente. Las mujeres no deben tener esa opción, porque si esa opción existe, demasiadas mujeres se decidirán por ella”. 

Para esta ideología, cada uno se construye su identidad y su orientación sexual de forma autónoma, sin ningún condicionamiento natural, dado que no hay nada natural, en materia de sexo y por tanto, construya como construya cada uno su identidad, su orientación sexual, todo es igualmente valioso: ser heterosexual, transexual, bisexual, homosexual, es fruto de la libertad de cada uno y pueden ser modificado por el sujeto cuantas veces quiera 

Como bien ha señalado, el Papa Benedicto XVI, “según esta filosofía, el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social que cada uno decide libremente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía. 

La falacia profunda de esta teoría y de la revolución antropológica que subyace en ella, continua el Papa es evidente: el hombre niega tener una naturaleza reconstituida por su corporeidad, que caracteriza al ser humano”. 

Ya no es válido, entonces, lo que leemos en el relato de la Creación: “Hombre y mujer los creo”. No, lo que vale ahora es que no ha sido Dios quien nos creó varón y mujer, sino primero la sociedad quien lo ha determinado y a partir de ahora somos nosotros mismos quienes vamos a decidir sobre esto”. Desaparecen entonces el matrimonio y la familia como realidades naturales con toda su dignidad. 

Queda así convertido el hombre en un ser genérico y asexuado, que privado de su natural y amorosa compañía vaga sin rumbo, solitario y aburrido por un mundo sin una pizca de esperanza. 

La ideología de género tuvo singular éxito en los organismos internacionales, primero en las Naciones Unidas, a partir de las Conferencias sobre Población del Cairo y de Pekín en 1994 y 1995 y tiempo después en la Organización Mundial de la Salud y la UNESCO, donde primero introdujeron su terminología y su lenguaje y recién luego su sustancia, logrando tener gran influencia en países del Tercer Mundo, a través de las políticas de control demográfico aplicadas por el Fondo de Población de la UN y el Bco. Mundial a propósito de los créditos de asistencia que estos solicitaban. 

En la mayor parte de los países occidentales de Europa está de moda la ideología de género, incluida entre “lo políticamente correcto”. Es habitual especialmente en los planteos del Consejo de Europa y del Parlamento Europeo, pero solo se ha encarnado de forma sistemática en la agenda política de una mayoría gubernamental transitoria en España, primero durante el gobierno de Zapatero y luego con Sanchez. 

Lamentablemente nuestro país no ha sido una excepción y especialmente luego del rechazo por el Senado del Proyecto de Ley de aborto, los mismos grupos abortistas, la mayor parte de los medios de comunicación y representantes de los diversos partidos políticos tanto de la oposición como del oficialismo, vienen llevando a cabo una campaña notablemente virulenta a favor de la ideología de género. 

Así, a mediados del año pasado legisladores de diversos partidos políticos, tanto de la oposición como del oficialismo presentaron en la Cámara baja un proyecto de modificación de la ley 26.150 de educación sexual integral (ESI), cuyo propósito explicito era imponer la ideología de género en todas las escuelas (art. 1) y no permitir a las de gestión privada adaptar los contenidos de la asignaturas a los principios que rigen sus proyectos institucionales, (art. 2 y 4 ) violentando de esta forma el derecho de los padres a educar libremente a sus hijos conforme con sus convicciones morales y religiosas, o sea la libertad de enseñanza (art. 14 CN y Tratados internacionales. 

Un Proyecto similar todavía peor, fue presentado en la Provincia de Buenos Aires y obtuvo media sanción en la legislatura provincial, casi por unanimidad. Tan absurdo era el citado Proyecto que además de imponer como única doctrina la ideología de género, desplazaba la competencia exclusiva de la Dirección de Escuelas de la Provincia como órgano de aplicación de la ley de ESI para adjudicarla a una Comisión, integrada por asociaciones de derechos humanos, de la diversidad sexual y de género, centros de estudiantes y sindicatos docentes. 

Por suerte para todos, gracias a la reacción de los padres de los alumnos, de los colegios, de las mismas instituciones educativas e incluso de algunos legisladores y funcionarios del gobierno nacional y provincial y legisladores de otros partidos que no estaban de acuerdo con estas iniciativas, ninguno de ambos proyectos de ley de ESI pudo ser aprobado el año pasado y no se conoce a ciencia cierta si este año podrán ser tratados nuevamente y si en tal caso conseguirán la aprobación. 

Sin embargo, las paginas oficiales de los Ministerios de Educación, Justicia y Derechos Humanos y Salud Publica del Gobierno Nacional, como así también de algunos Gobiernos Provinciales continuaron transmitiendo contenidos de educación sexual, derechos humanos y procreación responsable imbuidos en todos los casos y en forma exclusiva de la ideología de género, como si fuera posible y legitimo imponer dicha ideología como única y excluyente en materias de tanta importancia y sobre todo en la educación de los niños y de los jóvenes. 

No, por causalidad la Academia de Educación en fecha reciente ha alertado a la opinión pública sobre la imperiosa necesidad de respetar el pluralismo educativo y la libertad de enseñanza en materia de educación sexual, a lo que cabe agregar la necesidad de que dicha asignatura responda en sus contenidos a una visión del hombre y de la mujer, fundada en una misma naturaleza humana, en la complementariedad y en la ayuda recíproca que debe existir entre hombre y mujer para su felicidad, la de la familia y la de la sociedad. 

Mas graves son aun, los contenidos que se difunden a través de la web del Ministerio de Salud Publica de la Nacion a cargo del Dr. Alberto Rubinstein a propósito del Programa de Prevención de Embarazos Adolescentes, en la que se promueven masivamente los abortos no punibles del art. 86 del Código Penal, como un derecho más y sobre todo, como un medio idóneo para evitar el embarazo, cuando de lo que se trata es de prevenirlos según reza el Plan y no de deshacerse de ellos una vez que han ocurrido, como ridículamente pretende el Ministro. 

No sorprende sin embargo esta profusa y burda propaganda oficial, teniendo en cuenta que el Dr. Rubinstein, ha demostrado en el Congreso de la Nación ser un acérrimo defensor y ferviente admirador del Proyecto de ley de aborto seguro, libre y gratuito, rechazado finalmente por el Senado de la Nación. 

No alcanza el tiempo y el espacio de esta Editorial para hacer un “racconto” completo de los peligros y males que aquejan a la Argentina actual, además de los ya expuestos, entre los cuales no ocupa un lugar menor, la crítica situación económico-social en la que vivimos y la corrupción heredada del gobierno anterior, el saqueamiento liso y llano del Estado con la anuencia y la colaboración de notables dirigentes empresarios, sindicales e incluso de jueces de la Nación. 

Y qué decir de la aparición de un virulento laicismo militante, espíritu de odio y apostasía, en especial contra la Iglesia Católica, de la que da cuenta sin ir más lejos lo ocurrido el 9 de marzo pasado, con la blasfema parodia de una Virgen vestida de verde llevada en andas por grupos abortistas e instalada no se sabe por cuánto tiempo en el Centro Cultural Haroldo Conti, dependencia del Ministerio de Justicia de la Nacion, sin que el responsable máximo del Centro, -su Director Alex Kurland-, dijera nada al respecto.. 

Todo lo expuesto pone de relieve que la sociedad argentina padece una crisis moral y política de enorme calibre que viene de hace mucho tiempo y que sería injusto atribuir exclusivamente a este gobierno o a cualquier otro. Vivimos una crisis moral, una crisis de valores que nos ha hecho perder identidad y entusiasmo como pueblo. 

Ya lo describía ese gran pensador, amante y a la vez riguroso crítico de la Argentina que fue Ortega y Gasset en su segunda visita al país con estas palabras: 

“Yo he visto -decía- que hoy el problema más sustantivo de la existencia argentina es su reforma moral. El hombre argentino está desmoralizado y lo está en un momento grave de su historia nacional, cuando después de generaciones en que ha vivido de fuera tiene que volver a vivir de su propia sustancia en todos los órdenes: económico, político, intelectual. Es preciso llamar al argentino al fondo autentico de sí mismo, retraerle a la disciplina rigurosa de ser sí mismo, de sumirse en el duro quehacer propuesto por su individual destino” 

Hemos perdido el rumbo porque hemos dado la espalda a los valores morales que son el cimiento de la política y de todo el quehacer humano, individual y social. Somos una sociedad guaranga, como nos calificaba Ortega donde cada individuo y cada sector intentan abrirse camino a codazos, a expensas de los demás y el vicio político dominante es la intolerancia. 

¿Cómo salir adelante como sociedad cuando muchos de nuestros dirigentes políticos, empresarios, sindicales, de la justicia, de la educación, de la cultura y de los medios de comunicación, de la Iglesia, del mismo gobierno y de la oposición, no procuran el bien común, sino exclusivamente su propio bien individual? 

¿Cómo salir adelante cuando desde el mismo gobierno y desde la oposición se promueven valores contrarios a la vida y a la familia y se pretende excluir de la vida pública la dimensión religiosa de la existencia, renegando de nuestras tradiciones y a contra pelo de lo que ocurre en la mayor parte de los países y del mundo? 

¿Cómo salir adelante, con muchos funcionarios públicos, legisladores y magistrados, que deberían ser un ejemplo para todos de sabiduría, honestidad y decoro, en el desempeño de su función y en su vida privada, y que en cambio, son modelo de soberbia y de prepotencia, de descarada rapiña y de amoralidad degradante, a la vista del pueblo, especialmente de los más necesitados que tienen que soportar sus festicholas y sus vicios?. 

Creemos sin embargo, que a pesar de la crisis que vivimos, nuestro país va a salir adelante. Somos muchos los argentinos de bien, en todos los rincones de la Patria y de todos los sectores sociales, sin distingos de credo o de fortuna que estamos dispuestos a luchar por un país mejor. 

Un país donde prime la verdad sobre la mentira, los valores morales sobre el hedonismo y el desenfreno, la familia y la apertura generosa a la vida sobre la humillación y la muerte, la solidaridad sobre el egoísmo individualista, la justicia sobre la corrupción y la miseria. 

Un país donde los hombres sepamos decir ¡GRACIAS!, a la mujer-madre, a la mujer-esposa, a la mujer-hija, a la mujer-hermana, a la mujer-trabajadora que participa en todos los ámbitos de la vida social, económica, cultural, religiosa, artística y política, mediante el indispensable aporte… a la edificación de estructuras económicas y políticas más ricas en humanidad… 

Un país donde prime la educación en valores sobre la ignorancia, la identidad renovada y moderna de ser argentinos, abierta al mundo sobre la copia estúpida de lo que no es nuestro, la libertad responsable y la iniciativa individual sobre el estatismo esclavizante. 

Un país donde prime la democracia republicana y federal sobre toda forma de totalitarismo, el trabajo y la producción sobre la especulación financiera y la apertura a la dimensión religiosa, en lo privado y en lo público sobre el monopolio laicista contrario a la libertad religiosa. 

El debate público sobre el aborto y por la libertad de los padres a educar a sus hijos conforme con sus convicciones morales y religiosas a propósito de la ley de ESI ha probado que también en la Argentina la lucha por la libertad y por la vida, ambos valores esencialmente cristianos tienen muchos adherentes capaces de salir públicamente en defensa de estos valores y de muchos otros. 

Es hora que a través de los partidos tradicionales o de nuevas alternativas políticas vayamos encontrando los canales para que la democracia pueda empezar a incluir con mas representatividad a todo aquellos que creemos, amamos y estamos dispuestos a defender, todos juntos también si es necesario en el terreno de la política esos valores cristianos.





Artículos




- Bases filosóficas de la ideología de género


por Paola Delbosco


- Ideología de género desde la perspectiva médica y psiquiátrica


por Alberto Riva Posse




- Ideología de Género versus Ciencia


por Zelmira Bottini de Rey




- Educación sexual en la escuela superadora de reduccionismos. ¿Es posible? 


por Myriam Mitrece de Ialorenzi




- Análisis critico del matrimonio entre personas del mismo sexo 


por Eduardo A. Sambrizzi




- La cuestión de género y la ley 26743 


por Roberto Antonio Punte




- Historia del feminismo 


por Gabriel M. Mazzinghi




- La mujer y su papel en el mundo actual 


por Maja Lukac de Stier




- Más mujeres en el mundo del trabajo 


por María Marta Travieso




- La educación sexual integral y objeción de conciencia institucional 


por Débora Ranieri de Cechini




- Educación Sexual Integral - Organismos internacionales


por María Lilián Mujica



Leer aquí


- Conexión inter-histórica del pensamiento gnóstico con la ideología de género


por José Durand Mendioroz


- La ideología de género como mesianismo de liberación 


por Alejandra Planker de Aguerre




- Los costos ocultos de la revolución sexual y de la perspectiva de género 


por Ludovico Videla



- In memoriam - Jorge Rodríguez Mancini

(1929-2018) 


por Roberto Antonio Punte




- Homenaje a Carlos Alberto Sacheri 


por Juan Marcos Pueyrredón




- El Papa Francisco: lo que hace 30 años escribió el Papa emérito está hoy vigente más que nunca - Seis advertencias



- Experiencia familiar en el santuario de Lourdes 


por Siro M. A. De Martini




- Poesía Al señor en la Cruz


por Francisco J. Vocos



-------------------------------------------------------------------

SEMINARIO 3 Y 10 DE ABRIL


“EL DESAFIO DE LA IDEOLOGIA

DE GENERO”



cid:16972f0e4324ce8e91

Consultas: 

Juan Marcos Pueyrredón

Nietzsche: “I am the first immoralist. I am therewith the destroyer par excellence.”


Behold the Demon: Nietzsche as Destroyer


by Bradley J. Birzer

Augustine: from the emphasis of intellect to the primacy of love





From Diotima to Christ: Augustine’s
Visionary Ascents in the Confessions


by Paul Krause

Augustine's Confessions is as much an interior as exterior journey; a journey of the soul but also one which affects the body. Not only is Augustine’s restless heart burning within, his restless heart is leading to the journey of his soul to real places. It is the odyssey of the soul. It is the odyssey of the human heart, as Augustine shifts from the emphasis of intellect to the primacy of love. He shows that it is not by having a strong mind that one is capable of ascent and touching; rather, it is by having a strong heart because love is deeply intimate…

[MORE]